Sergio Szpolski y Cristóbal López: dos modelos de empresarios oficialistas de medios

Frente al posible “fin de ciclo” del kirchnerismo, ¿por qué existe un grupo oficialista de medios como el de Sergio Szpolski (Grupo Veintitrés: Tiempo Argentino, CN23, Radio América, etc.) que parece ir camino a su liquidación mientras otro grupo oficialista de medios, como el de Cristóbal López (Grupo Indalo: C5N, Radio 10, FMs, Ideas del Sur) no para de crecer, ahora incorporando diarios como Ámbito Financiero y otras dos productoras como La Corte y PPT?

La respuesta es que se trata de dos modelos bien diferenciados, casi como dos espejos enfrentados.

Szpolski descuidó por completo la construcción de audiencias; inició o compró medios débiles que en ningún caso logró levantar y dispersó su oferta en un excesivo número de “bocas de expendio”. El titular del grupo se ve a sí mismo como una persona  que provee servicios  de propaganda  al gobierno, lo cual lo llevó a confiar primordialmente en la captación de fondos públicos como el camino para obtener ganancias.

Si bien en ese aspecto no le ha ido mal, se ha transformado en un empresario rico con empresas poco sustentables a futuro. Todo a  costa de los contribuyentes y en detrimento de buenas prácticas periodísticas.  Pero tan pronto pierda la pauta oficial, el destino de sus medios es incierto. Szpolski no tiene negocios importantes fuera de la comunicación.

López, en cambio,  nunca dejó de tener en cuenta la importancia de las audiencias. Aún cuando su gestión hizo bajar a Radio 10 del primero al segundo puesto, era un costo inevitable de su rol como promotor de contenidos oficialistas. Además de esa emisora de AM, se concentró en un número pequeño de medios (todos comprados, ninguno iniciado de cero) que fueran sanos económicamente, generaran rentabilidad e influencia y tuvieran audiencias relevantes. Otro tema distinto, también en este caso, es la calidad de periodismo que se hace en esos medios.

De cualquier forma, si López llegase a perder la pauta oficial, varios de estos medios podrían sobrevivir. Además, su condición de “zar” del juego y sus restantes operaciones empresarias (se calcula que las ganancias brutas del grupo se miden en millones de dólares diarios) representan una fuente considerable de subsidios cruzados que le permitirían seguir explotando medios con independencia de sus resultados, al menos hasta cierto punto.

(Pablo Sirvén hace un análisis con algunos puntos de contacto con este en La Nación del 05.04.2015).

 

Análisis completo en el siguiente enlace:
Sergio Szpolski y Cristóbal López: dos modelos de empresarios oficialistas de medios

 

Roberto H. Iglesias, Buenos Aires (Argentina)

CANAL, MENSAJE Y SOCIEDAD/CMS, 11 abril, 2015

Dejar un comentario