No son las chancletas

Publicado en: Análisis, Costa Rica, Populismos | 0

Que una diputada vaya en chancletas a la Asamblea Legislativa no debería provocar críticas. El plenario no es una pasarela, sino el espacio donde se expresan los diversos intereses de los ciudadanos.

Que una diputada no siga el protocolo ni siquiera debería llamar la atención de los medios de comunicación, los ciudadanos no la eligieron para que se adaptara a las normas de la elegancia, sino para legislar y ejercer control político.

Sin embargo, que una diputada afirme que el sistema en que vivimos es perverso, sí obliga a explicar: ¿En qué consiste esa perversidad? ¿Cuáles son las características sistémicas que generan daño automático? ¿Qué quiere decir que no cree en el sistema? ¿Rechaza el pluralismo político? ¿Se opone al derecho de iniciativa económica?

Cuando China, país regido por un gobierno comunista, ingresa a la Organización Mundial del Comercio (OMC) y sus dirigentes hablan de socialismo de mercado, extendiendo su actividad comercial por todo el orbe, ¿qué sentido tiene oponerse a la globalización?, ¿no pareciera más racional insertarse en ese proceso, buscando los beneficios de la interdependencia en vez de encerrarse en el aislacionismo?

Por otra parte, ¿a qué se refiere cuando dice que deben ejecutarse acciones contra los que concentran la riqueza? ¿Habla de impuestos con orientación redistributiva o piensa en expropiaciones?

Su oposición al Frente Amplio obliga también a una explicación sobre las razones por las que critica el pacto con el PAC. De igual manera, una justificación a ultranza de las huelgas revela una creencia en el espontaneísmo de las masas que habría escandalizado hasta al propio Lenin.

Cuando se está en el Parlamento se deben explicar las posiciones políticas que se asumen; ahí reside la esencia de la democracia representativa. Si la señora diputada estaba insatisfecha con la decisión de Setena, podría haber dado sus argumentos jurídicos, políticos y de oportunidad.

Argumentos, no adjetivación.

POR CONSTANTINO URCUYO

El Financiero, Costa Rica, 27 Diciembre, 2014.

Dejar un comentario