Gdeim Izik: cuando el activismo degenera en violencia

Familias víctimas de Gdeim Izik
Familias de los militares asesinados en campamentos de Gdeim Izik exigen justicia

El desmantelamiento del campamento de 20.000 saharauis en Laâyoune (Sahara Occidental administrado por Marruecos) el 8 de noviembre de 2010, se saldó con el asesinato de 11 militares, un civil y decenas de heridos. El campamento se había formado un mes antes y los manifestantes reclamaban mejoras sociales. La situación degeneró en una protesta independentista y en la entrada del ejército para desalojar el campamento. Medios internacionales han señalado que este fue el evento de mayor gravedad acaecido en el Sahara desde que se proclamara el alto el fuego entre Marruecos y el Frente Polisario en 1991.

José Maria Gil G.
El analista de seguridad y co-director del think tank español, International Security Observatory, José María Gil

Así lo resumió el periodista español, Manuel Vidal: «una reivindicación por cuestiones sociales, como dijo la comisión de investigación del Parlamento marroquí, fue instrumentalizada por el Polisario y acabó en una masacre de gendarmes».

El analista de seguridad y co-director del think tank español, International Security Observatory, José María Gil, abundó sobre los hechos de Gdeim Izik: «un campamento de protesta social que estaba inducido –en buena medida- por individuos vinculados al Frente Polisario que semanas antes habían estado en un congreso en Argelia donde se hablaba del derecho a la autodeterminación que defiende el Polisario. En ese campamento se concentró una gran cantidad de personas […] se estaba negociando la salida de todo aquello pero, se produjo la radicalización de los dirigentes. Desde helicópteros y con altavoces las autoridades conminaron a los manifestantes a regresar a Laâyoune, se pusieron a disposición buses y automóviles. Los individuos al interior del campamento se radicalizaron, utilizaron armas blancas, piedras y artefactos explosivos para atacar a las fuerzas de seguridad marroquíes que actuaban desarmadas, causando la muerte de 11 militares y un miembro de protección civil. Los degollaron, apedrearon, orinaron sobre sus cadáveres y los llegaron desmembrar».

AbdelKader Chaoui
El escritor y ex-diplomático marroquí, Abdelkader Chaui

El intelectual marroquí, Abdelkader Chaui, consideró la confluencia de actores y factores que llevaron al desencadenamiento de los hechos de Gdeim Izik.

«Por un lado, la presencia –en esos campamentos- de activistas separatistas afines al proyecto del Frente Polisario y a sus militantes en la zona, también el Polisario y la estrategia e instrumentalización desde Argel para alcanzar sus fines: independencia para el Polisario y espacio vital para Argelia, país vecino de Marruecos interesado en explorar y expoliar todo tipo de riqueza en la zona. De otra parte, el carácter vigilante de las fuerzas del orden marroquíes encargadas de la defensa de la integridad territorial del Reino de Marruecos». ¿Qué sucedió? «Se formó un campamento con más de 20 mil carpas que eran vigiladas por las autoridades marroquíes sin ninguna reacción, en principio. Posteriormente, la avalancha de protestas -que contó con apoyo externo y material de Argelia- degeneró en violencia. Las autoridades de Rabat decidieron desmantelar los campamentos y luego de hacer los llamados al restablecimiento del orden hubo enfrentamientos entre las partes –autoridades y activistas-». ¿Por qué asesinaron a los militares? «Una revancha de los activistas en lo que denominan la “lucha contra el ocupante”. Se supo –más tarde en el juicio- que los activistas tenían un complot bien determinado. Lo que explica la cantidad elevada de muertos entre las fuerzas del orden. En lo que respecta a los eventos de Gdeim Izik, las familias de las víctimas exigen el reconocimiento de la matanza premeditada por los activistas y el Polisario», explicó Chaui.

Gil y Chaui consideraron elementos pertinentes para comprender el accionar irregular del Frente Polisario. En esa ocasión se llevó la lucha armada a la ciudad y las acciones se asimilaron al terrorismo yihadista. «Si en un disturbio público en Francia o en España se hubiese asesinado a 11 servidores públicos sería un escándalo internacional y, en este caso, es un escándalo porque los militares y el civil fueron asesinados de la forma más cruel y, en algunos casos, utilizando métodos que son propios de los grupos yihadistas que estamos viendo –por ejemplo en Siria- mediante degollamientos, profanación de cadáveres, lo que es coherente con una conducta de la corriente takfir-yihadista», puntualizó Gil. «Recurrieron a la resistencia urbana para lograr unos fines determinados. De hecho, en la propaganda que despliegan, mencionan que el campamento de Gdeim Izik fue el inicio de las revueltas árabes y que la Primavera Árabe fue la continuación. Esa es la propaganda. Los muertos no tienen voz», zanjó Chaui, quien también se refirió brevemente a la cuestión del Sahara –que precisa para su resolución de la necesaria autodeterminación del Frente Polisario- «El Frente Polisario debe autodeterminarse de Argelia y alcanzar un acuerdo con Marruecos en una mesa de negociación. Sin condicionamiento previo entre las partes», concluyó el escritor marroquí.

Clara Riveros

CPLATAM -Análisis Político en América Latina- 

Abril, 2017

Dejar un comentario