Diario publica por segunda vez y bajo protesta réplica de Secretario de Comunicación

logofundamedios

13/08/2015

El 8 de agosto de 2015 diario El Comercio publicó por segunda ocasión y bajo protesta una réplica a pedido del secretario de comunicación Fernando Alvarado, quien cuestionó el artículo titulado “La contradicción como discurso presidencial” escrito por Carlos Rojas, a quien tildó de “opinólogo anquilosado”.

El texto de réplica fue publicado en la página 9 de la sección de opinión bajo el título “La contradicción en el tendencioso discurso mediático”. El medio explicó que dicho texto ya había sido publicado anteriormente el 5 de agosto, como una primera réplica al artículo original de Rojas publicado el pasado 21 de julio, pero que se ven obligados a hacerlo nuevamente a raíz de un nuevo pedido hecho por el funcionario, quien, a través de una carta, aseguró que el rotativo “hizo caso omiso” e incumplió con la normativa. A criterio de Alvarado, el medio debió publicar su réplica diagramada, en el mismo espacio, tipo de letra y color. El Comercio aseguró en una nota adjunta que “frente a la indefensión creada por los vacíos de la propia Ley, nos vemos obligados a publicarla nuevamente, bajo protesta, en función del nuevo pedido. Ejercemos nuestro derecho al reclamo frente a la autoridad”.  El Diario publicó esta nueva réplica sujetándose a las instrucciones del Secretario de Comunicación, como si se tratará de un artículo de opinión habitual.

Parte del texto de Alvarado menciona que “… Es preciso indicar que la democracia del consenso es una posición profundamente conservadora que niega justamente el pluralismo y el antagonismo que son inherentes a cualquier política democrática (…) es un discurso contradictorio presente en opinólogos anquilosados como usted, señor Rojas, y conductas editoriales como la de este medio, para hacer prevalecer los intereses de unos cuantos. La política de la Revolución Ciudadana no puede ser ambigua ni amorfa”.

El texto finaliza con un pedido al articulista: “Señor Rojas, es necesario elevar el nivel del debate social y político; renegar de las falacias en las que nos quieren envolver, como aquella de la supuesta división del país o de la democracia como sinónimo de consenso. Reivindicamos el derecho a indignarnos, a confrontar, a responder con más revolución”.

Dejar un comentario