Debates de candidatos

Publicado en: América Latina | 0

La primera trasmisión por televisión de un debate entre candidatos a la  presidencia de Estados Unidos fue en 1960 entre  John F. Kennedy y Richard M. Nixon, y se afirma que fue decisivo para volcar en favor de Kennedy la ventaja inicial que según las encuestas había logrado captar Nixon. Se confirmaba, entonces, que los debates pueden cambiar las percepciones de los ciudadanos, y “la mayoría de los cientistas políticos coinciden en que los debates entre candidatos ayudan a mejorar la calidad de la democracia a través de diferentes canales: por un lado contribuyen a la formación de un electorado más informado y racional y, por el otro, le brindan a los políticos la oportunidad de conseguir el consenso de los gobernados.” (Sebastián Galiani e Iván Torre, “Debates presidenciales”. Foco económico. 10.06.2011).

Los debates entre candidatos son práctica usual en muchos países y, en algunos, son obligatorios; en Brasil están regulados legalmente y en México la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales establece que el Instituto Nacional Electoral (INE) debe organizar dos debates obligatorios entre los candidatos a la presidencia. Hoy se extiende la lista de los debates electorales en la mayor parte de las democracias de Occidente.

Aun sin estar previstos legalmente, fueron esclarecedores los debates en nuestra región;  entre otros, en Bolivia, hasta 2002, Colombia, Chile, Perú y hasta 2005 en Uruguay. En Argentina, Bolivia, Ecuador, Nicaragua y Venezuela no los hubo recientemente, y menos aún en Cuba donde rige el régimen de partido único.

Un viraje lamentable: Los candidatos oficialistas uruguayos, el expresidente Tabaré Vázquez y su acompañante Raúl Sendic, se niegan a debatir programas y propuestas. Este último, “expresó que debatir con otros candidatos no está dentro de las prioridades de la campaña electoral del oficialismo”. “Tal vez ese rechazo al debate de la fórmula populista se debe a su temor a demostrar su ignorancia en diferentes temas, lo que a menudo los lleva a desafortunadas declaraciones (…) que pasan inadvertidas entre los aplausos de algunos mamíferos marinos afines” (G. Rodríguez Tabó. Correo de los Viernes. Montevideo, 15.08.2014).

En este período electoral en Bolivia, como ya sucedió en 2009, todo indica que no habrá debates entre los aspirantes a la presidencia. El candidato oficial y actual presidente, ha afirmado que no debatirá con sus adversarios porque son “privatizadores, neoliberales y vende patrias”; una torpe negativa que devalúa su campaña electoral.

Marcelo Ostria Trigo

El Deber, Hoy. 27 de agosto 2014

Dejar un comentario