Colombia y Marruecos en sintonía para potenciar la relación bilateral

FDTMV
La Embajadora del Reino de Marruecos, Farida Loudaya, durante la Fiesta del Trono, acompañada por la Vicecanciller de Colombia, Patti Londoño

La Embajada del Reino de Marruecos en Colombia celebró en Bogotá el 18° aniversario de la entronización de SM Mohammed VI. La flamante Embajadora, Farida Loudaya, remarcó el accionar estratégico del Rey desde su ascenso al trono en 1999 y los cambios que ha experimentado Marruecos en décadas recientes que lo convierten en un país emergente, moderno, estable y seguro en una región compleja y convulsa.

El Reino avanza en la modernización de sus infraestructuras, en apertura política, en desarrollo social y en crecimiento y diversificación de la economía con una apuesta decidida por el desarrollo sostenible y los sectores innovadores (energías renovables, logística, industria automotriz, aeronáutica, servicios y turismo). En 2016 acogió la Conferencia Mundial sobre el Clima -COP22- celebrada en la ciudad de Marrakech. Allí se dieron cita los líderes del mundo para alcanzar nuevos compromisos en la lucha contra el cambio climático y el desarrollo sostenible. El país magrebí es el segundo inversor en África, posicionándose como líder y protagonista en todo el continente. Su preeminencia y estatus fue corroborado con el retorno a la Unión Africana incentivado por la mayoría de países de la región.

En lo que respecta al vínculo con Colombia las relaciones se establecieron en 1979, según contextualizó la Embajadora, quién ha desarrollado una agenda intensa desde su llegada a finales de 2016 para revitalizar la relación bilateral. Funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia subrayaron que «la nueva Embajadora ha mostrado gran interés por dinamizar la relación en todos los frentes -cultura, educación, cooperación, comercio, inversión y turismo- ella plantea -y nosotros coincidimos- que Marruecos puede ser un punto de entrada importante para la presencia de Colombia en África».

Funcionarios colombianos y marroquíes consideran relevante impulsar la relación bilateral pues los dos países tienen elementos que los acercan, gozan de posiciones geográficas estratégicas y privilegiadas, de diversidad natural y de una gran riqueza cultural además de intereses, necesidades y desafíos comunes. La diplomática marroquí destacó las visitas de la Canciller y de la Vicecanciller de la República de Colombia a su país; la cooperación e intercambio entre los Parlamentos; los encuentros de trabajo entre Congresistas colombianos y Diputados marroquíes; y, la reapertura de la Embajada de Colombia en Rabat (2013). En línea similar se expresaron funcionarios de la Cancillería colombiana: «La relación a nivel político es buena, lo confirman las visitas a Marruecos de la Canciller y de la Vicecanciller y los encuentros en Naciones Unidas. Hay nuevas invitaciones cruzadas para visitas en Marruecos y en Colombia. El diálogo es fluido y no tenemos ningún irritante que afecte la relación bilateral».

Loudaya celebró el momento histórico que vive Colombia con el proceso de paz. Para Marruecos, el camino transitado por Colombia va más allá de la firma de un acuerdo, se trata de un modelo inspirador que anima a reflexionar sobre la resolución de otros conflictos que suceden en el mundo. La Embajadora sugirió un futuro de paz, estabilidad y desarrollo para el país que la acoge y reiteró el firme apoyo, respaldo y reconocimiento de su país a ese proceso, especialmente en la fase de postconflicto que apenas comienza.

La diplomática llamó a potenciar el intercambio comercial entre Marruecos y Colombia considerando que podría ser mucho más intenso y dinámico y mostró confianza en la apertura de la Oficina de la Alianza del Pacifico en Casablanca para este propósito. «Marruecos puede constituir una plataforma de la Alianza del Pacífico hacia África y, por consiguiente, ser la puerta de entrada para inversionistas, empresas y productos que aspiren a posicionarse en los mercados africanos. A su vez, Colombia podría constituir, igualmente, una puerta de entrada de nuestras empresas y productos a los mercados latinoamericanos. Marruecos, con su doble dimensión -Mediterránea y Atlántica- y siendo el único país hispanohablante del mundo árabe, es el mejor situado para desempeñar, el papel de unión y enlace entre América Latina, África y el Mundo Árabe», puntualizó.

Para funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia «La relación comercial entre Colombia y Marruecos todavía es bastante tímida. Las exportaciones del lado colombiano rara vez han superado los cinco millones de dólares. Este año curiosamente se han triplicado pero esas cifras hay que tomarlas con pinzas. Las exportaciones están concentradas básicamente en commodities o minero-energéticos. Las exportaciones de Marruecos a Colombia también son pequeñas aunque siempre han estado en ventaja y rondan los 30 millones de dólares, en lo que va del año han presentado un aumento alrededor de 15%. El problema de ambos países es que las exportaciones se concentran en un par de sectores. Lo notable de este año es que las cifras van en aumento y ahora hay que observar si la tendencia se mantiene. Potenciar el intercambio comercial tomará un tiempo. La incursión de Colombia en los mercados africanos puede tomar de cinco a diez años».

A la Fiesta del Trono asistieron figuras destacadas de la vida política colombiana, entre ellos: Rodrigo Lara, Presidente de la Cámara de Representantes; la Vicepresidente de la Cámara y los Presidentes de las dos Comisiones de Relaciones Exteriores (Cámara y Senado); la Vicecanciller Patti Londoño Jaramillo junto a otros funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores. También hicieron presencia congresistas, embajadores, diplomáticos, medios de comunicación, fuerzas militares y representantes de diferentes instituciones políticas y de la sociedad civil.

CPLATAM -Análisis Político en América Latina- 

Agosto, 2017

Dejar un comentario