¿Apertura en Cuba o cambio de estrategia?

Cuando finalizaba 2014, se anunció una de las noticias más impactantes del año: el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos. Había transcurrido más de medio siglo desde la ruptura. La prensa dio cuenta de la gestión del Papa que se erigió como el gran mediador al poner la diplomacia vaticana al servicio de los dos países. En 2015, Francisco visitó Cuba y -habituado a cargar contra el capitalismo y el liberalismo- le habló a los jóvenes pero, lejos de inspirarlos a luchar por la democratización del país y la consecución de la  libertad, lo que hizo fue alertarlos acerca de los peligros del consumismo y del individualismo, como observó el historiador Loris Zanatta: «Lo que le preocupa a Bergoglio es mantener a Cuba en el recinto populista evitando que el pueblo pierda la religiosidad que ese régimen tan austero ha preservado, si bien bajo otro nombre. El imperativo no es liberarlo, sino salvarlo de las sirenas capitalistas, del contagio liberal». Cuba no es una prioridad para la máxima autoridad de la Iglesia Católica, tampoco lo son las palabras democracia, libertad, instituciones, separación de poderes y elecciones libres.

Raúl Castro Pope Francis
El Papa Francisco durante su visita a Cuba en septiembre de 2015

 

A partir del deshielo con Estados Unidos, se sugirió que el régimen iniciaría un proceso gradual de apertura en lo económico y también en lo político pero, atendiendo a los hechos y a las cifras, sucedió lo contrario: se intensificó la represión y el clima de libertades empeoró. Organizaciones han advertido el cambio de estrategia gubernamental respecto al pasado: más detenciones temporales en lugar de largas sentencias de cárcel. En 2016, Barack Obama visitó Cuba y en la víspera de su llegada fueron detenidas decenas de Damas de Blanco y de opositores. Obama se dirigió a los cubanos y defendió los valores democráticos y las libertades: «El futuro de Cuba tiene que estar en las manos del pueblo cubano […] creo que los ciudadanos deberían ser libres de decir lo que piensan sin miedo, de organizarse y criticar a su gobierno y de protestar pacíficamente. Creo que la ley no debería incluir detenciones arbitrarias para los que ejercen esos derechos. Y sí, creo que los votantes deberían poder elegir a sus gobiernos en elecciones libres y democráticas». Al momento de su visita se habían reportado 89 presos políticos o de conciencia (77 cumpliendo condenas en cárceles; 11 bajo licencia extrapenal; y, una persona bajo arresto domiciliario). Los casos fueron documentados por la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN).

Obama en Cuba
El presidente Barack Obama durante su discurso en La Habana (Marzo 22, 2016)

 

Ese sistema totalitario de tipo soviético convierte a Cuba en el país más represivo para la prensa en América y, según reportes anuales de Freedom House y Reporteros Sin Fronteras, el gobierno de La Habana -junto a otros dictadores, grupos criminales y terroristas- ha sido considerado como “depredador” de la libertad de prensa en el mundo (2016). En el informe de 2017, Cuba ocupa el lugar 173 entre 180 países, es decir, empeoró respecto a 2016. Lo anterior también ha sido corroborado por el Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) que documentó 9.351 detenciones arbitrarias durante 2016 -mil arrestos más que en 2015- y, en los cuatro primeros meses de 2017, superan las 1800. Las Damas de Blanco son las más acosadas por el régimen pero no son las únicas. Eduardo Cardet Concepción, líder del Movimiento Cristiano de Liberación, fue uno de los detenidos tras la muerte de Fidel Castro en noviembre pasado. ¿El delito? Criticar la actuación dictatorial de Castro. Amnistía Internacional reconoce a Cardet como Prisionero de Conciencia. La sentencia por atentar -con su opinión- contra una autoridad del Estado se dictó en marzo, fue condenado a tres años de cárcel.

fidel-castro-raul-castro-asamblea-nacional-poder-popular-29-diciembre-2001
La dictadura Castro continúa inamovible, se espera el retiro de Raúl Castro en 2018

 

Sobre Fidel Castro pesan más de 3.100 fusilamientos de opositores a su dictadura, personas con nombres y apellidos asesinadas por el régimen. «¿Fue Fidel Castro realmente un valiente? ¿Es ser valiente no haber permitido una sola elección libre en 57 años? ¿Es ser valiente no haber permitido un solo partido político opositor en 57 años? ¿Es ser valiente no haber permitido un periódico independiente […] en casi seis décadas?», fueron algunas de las preguntas que se hizo Andrés Oppenheimer luego de las manifestaciones de diferentes jefes de Estado que describieron a Castro como un valiente. «Un hombre que no permite elecciones libres y que fusila a sus opositores no es un valiente», zanjó el periodista.

Analistas sugieren que si a la dictadura se le sigue facilitando la existencia mediante favores y dinero a cambio de nada, Cuba será una versión latinoamericana de China -pero peor- sin libertad para hacer negocios y con un régimen militar más represivo que el de Pekín. El régimen busca nuevos socios ante la decadencia de Caracas. Organizaciones sostienen que el clima de represión en la isla seguirá incrementándose.

Clara Riveros

CPLATAM -Análisis Político en América Latina- 

Mayo, 2017

Un comentario

  1. Jamal Eddine MECHBAL
    | Responder

    Excelente artículo

Dejar un comentario